O Concello da Coruña move ficha e reúnese coas organizacións da saúde da cidade. Hoxe coa plataforma SOS Sanidade Pública A Coruña

alcaldía outubro 2018.jpg

Ver a nova en LIGAZÓN A SOS SANIDADE PÚBLICA A CORUÑA

Advertisements

Artigo de Manuel Martín en Nueva Tribuna sobre a chantaxe de POVISA ao SERGAS

ligazón a ARTIGO EN NUEVA TRIBUNA

Captura de pantalla de 2018-10-17 18-43-57.png

A primeros de este mes de octubre el Hospital privado Povisa, del grupo empresarial A Nosa Terra XXI, que presta atención hospitalaria integral a más de 139.000 habitantes del área de Vigo ha presentado pre-concurso de acreedores en base a un informe redactado por unos supuestos “expertos independientes” vinculados a la empresa, que refieren unas pérdidas de 42 millones de euros desde la renovación del Concierto Singular del 2014, uno de los mayores del Estado por un total de 80 millones de euros anuales.

En 2016, tan solo dos años después esta renovación declaró 7,1 millones de euros en pérdidas y presentó una reclamación administrativa ante el Sergas para que le pagase 9,8 millones de euros por fármacos.

LA EMPRESA AMENAZA CON CERRAR EL CENTRO

Las amenazas de cierre suponen una presión a sus trabajadores para que acepten recortes en sus condiciones laborales

Este anuncio forma parte de una vieja estrategia de Povisa de amenazar con el cerrar el centro creando una situación de alarma entre los trabajadores y la población que atiende. Esta estrategia, de claro corte chantajista, ha sido desarrollada por este hospital privado casi desde el mismo instante que consiguió un Concierto que le permitió librarse de una quiebra originada por su mala gestión y por actividades especulativas.

Mediante estas presiones consiguió, desde la firma del primar Concierto, condicionar la planificación de los servicios sanitarios del área de Vigo. Gracias a sus presiones y capacidad de influencia consiguió que la Conselleria de Sanidade de Núñez Feijoo recortara 400 de las 1.470 camas previstas para el nuevo Hospital Alvaro Cunqueiro, camas que estaban destinadas a acabar con el Concierto integrándolas en el nuevo hospital. Este recorte en el proyecto le permitió mantener el Concierto y mantener una posición dominante en las negociaciones con la Xunta, ya que esta no podría poner operativas las 400 necesarias para atender a una población de más de 139.000 personas.

Por otro lado, las amenazas de cierre suponen una presión a sus trabajadores para que acepten recortes en sus condiciones laborales: En 2010, tras declarar ganancias en los años anteriores, una auditoria de Deloitte informo de pérdidas por 1,9 millones de euros lo que fue aprovechado por Povisa para amenazar con despedir a 787 trabajadores con un ERE. Posteriormente en el 2014 (a los tres días del nuevo y beneficioso Concierto Singular) plateó otro nuevo ERE para despedir a otros 56. Estas amenazas de despidos y cierres a las plantillas están dirigidas a que presionen a la Xunta en apoyo de una nueva negociación que mejore el Concierto.

El Concierto Singular al servicio de los intereses privados

En 2006 anunció unos recursos ante los tribunales si el Sergas no pagaba la deuda acumulada entre el año 2.000 y el 2.004 por exceso de cupo

En 1966 se formo un ventajoso Concierto permitió a Povisa cobrar por adelantado e incrementar sus ingresos cobrando más por sus servicios, por aumento de la población asignada (de 102.312 a 127.405, habitantes), y por contratar muevas actividades. Paralelamente a estas medidas, el SERGAS suprimió los controles sobre los excesos que se sancionaban económicamente.

En 2006 anunció unos recursos ante los tribunales si el Sergas no pagaba la deuda acumulada entre el año 2.000 y el 2.004 por exceso de cupo y se ofreció a resolver las listas de espera en 14 meses si se les daba más dinero (pese a tener las listas más altas de toda Galicia, duplicando en ocasiones la de Vigo que es la más elevada del Sergas).

En la última negociación del Concierto del año 2014, consiguió modificar el sistema de pago pasando a cobrar por habitante 540 euros por persona/año, solo 100 euros menos que el Hospital Público Alvaro Cunqueiro pese a no atender a pacientes desplazados, a carecer de numerosos servicios como ginecología, paliativos o hospitalización a domicilio y a atender procesos de menor complejidad y coste ya que no realiza cirugía cardiaca, cirugía torácica psiquiatría, tuberculosis y otras patologías respiratorias, etc… Otra importante ayuda a su negocio fue que el nuevo Concierto le permitió ampliar su volumen de negocio captando población en todo Vigo (antes solo prestaba servicios al Morrazo, Coia y Valmiñor). Pese a todo, la mala gestión le condujo a perder 7,1 millones en los dos primeros años y a presentar una demanda por 9,8 millones para medicamentos.

Entre el año 2000 y el 2018 el incremento del concierto alcanzo el 27,1%, tres veces más que el crecimiento de la población asignada que fue de tan solo el 9,6% (de 126.922 a 139.828 personas).

Los problemas vienen de lejos, y aunque la falta de transparencia es la norma en el Concierto el Informe de Fiscalización del Concierto de Povisa realizado por el Consello de Contas de Galicia en 2006, mostró que el proceso se realizó vulnerando la legislación y sin ninguna transparencia, que las revisiones anuales eran utilizadas para incrementar sustancialmente las ganancias, que los costes se incrementaban utilizando ciertas trampas, que existían irregularidades en la facturación de consultas, que los servicios se facturaban a un mayor precio de loa acordado o que Povisa consiguió eliminar la inspección médica.

INTERESES CRUZADOS

Povisa no ofrece una información desagregada del gasto que destina a atender a los pacientes públicos y privados. El hospital dispone de 405 camas públicas y 123 privadas y utiliza el mismo personal sanitario para prestar esta asistencia. Esta situación impide conocer el destino real del dinero del Concierto, pese a que el 75% de su negocio proviene del Concierto con el Sergas (405 camas de las 540 instaladas).

La presunta crisis de este hospital está determinada por cuentas poco claras, conflictos de intereses y puertas giratorias

Existen importantes intereses cruzados entre los responsables políticos de la Xunta de Galicia y los directivos. María Luisa Brandt, actual gerente de Povisa e impulsora del pre-concurso, trabajó para Deloitte, anterior auditora del centro, que también auditó el proceso de fusión de las cajas gallegas (curiosamente no encontró los agujeros millonarios que presentaban estas entidades financieras que condujeron a su rescate millonario con fondos públicos y a su posterior privatización).

En el año 2010, dos días antes de la fusión de CaixaGalicia con Caixanova y bajo la supervisión de Deloitte, esta caja triplicó su participación en A Nosa Terra XXI a través del Fondo de Inversión Ahorro 2000 (al que pertenece Povisa). Casualmente en aquel momento Caixanova estaba presidida por Fernández Gayoso, suegro de uno de los miembros del Consejo de Administración de Povisa hijo de Silveira. Ya en 1996 el grupo se hizo con el concierto de Povisa gracias al apoyo financiero de Caixanova (Caixavigo) y también con Fernández Gayoso como Director General.

Otra casualidad fue que Rocío Mosquera, gerente a la sazón del Hospital Nuestra Señora de la Esperanza también del grupo Povisa, fuera nombrada por Núñez Feijoo directora general del Sergas, posteriormente consejera de Sanidad durante la negociación del Concierto. Actualmente Rocio Mosquera es gerente de la empresa publica GALARIA que anteriormente estaba presidida por la citada Brandt (un curioso intercambiando de cromos que muestra las intrincadas relaciones de Povisa con la Xunta de Galicia y la Conselleria de Sanidade).

SERGAS responde rápidamente cediendo al chantaje de POVISA

Tras la amenaza de iniciar el proceso de quiebra bastó apenas una semana para que el SERGAS y Povisa llegaran a un acuerdo

Tras la amenaza de iniciar el proceso de quiebra bastó apenas una semana para que el Sergas y Povisa llegaran al acuerdo por el que el sistema público se hará cargo del pago de los medicamentos hospitalarios para pacientes ambulatorios, que según Povisa son los responsables de sus perdidas económicas. Esto supone que este hospital privado prescribirá una medicación que será pagada por el Sergas, un gran riesgo para el gasto público a medio y largo plazo, habida cuenta del crecimiento exponencial del precio de estos medicamentos y de la ausencia de separación de la atención de los pacientes públicos y privados que conviven en el centro (como denunció el Consejo de Cuentas en su informe).

Pero esto tampoco satisface a Povisa que plantea otras medidas complementarias para salir de la crisis: a) Las personas que lo deseen del área de Vigo podrían incorporase al centro en cualquier momento del año (aunque superen el cupo asignado y sin necesidad de esperar a noviembre como hasta ahora);  b) para realizar este trámite no sería necesario desplazarse al centro  (se podría realizar mediante una nueva aplicación electrónica);  c) tampoco sería necesario para ello cambiar de Centro de Salud, bastaría con que lo solicitaran grupos de 30 o 40 personas. Todas estas medidas permitirían a Povisa seleccionar sus pacientes atendiendo a criterios de rentabilidad económica (lo que se denomina selección de riesgos) y rompería la atención integral y continuada de las personas del área, cambiando la naturaleza del actual sistema sanitario, basado en la integración de la Atención Primaria con la hospitalaria y acabando con la promoción, prevención y la continuidad de la atención de salud.

Esta situación viene a demostrar una vez más (como en Valencia o Madrid), los riesgos de la privatización sanitaria para el sistema público, la población y los trabajadores sanitarios.

Desde la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública se plantea la necesidad de hacer frente a esta presión y acabar con alarma social y profesional generada por la empresa, para lo que se precisa:

1.- La Consellería de Sanidade haga pública su voluntad de no permitir el chantaje de la empresa y se comprometa, en base al interés general, a gestionar directamente el hospital, en el caso de que la empresa no garantice la asistencia hospitalaria a la población asignada y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

2.- Se realice una auditoría pública (las privadas han mostrado conflictos de interés con la dirección del centro) que analice la gestión del dinero público entregado a Povisa, y el compromiso de no entregar un euro más mientras no se realice la auditoría.

Es necesario que las fuerzas sociales, políticas y sindicales acuerden un plan a medio plazo para sustituir el Concierto Singular por los recursos sanitarios públicos del área, para acabar con este chantaje permanente que vive el Área Sanitaria de Vigo.


Manuel Martín García, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

AGDSP

Feijoo vende fume e propaganda electoral na Coruña

Sen concreción é propaganda electoral. As prioridades son o aumento de persoal en atención primaria e en moitas das unidades do hospital e en normalizar unha contratación que continúa a ser precaria e con moitos contratos mes a mes.
Opinións de María Seijo, presidenta da Xunta de Persoal, e Ramón Veras, voceiro de SOS Sanidade Pública no xornal La Opinión de A Coruña
Podemos ver no blog de SOS Sanidade Pública A Coruña a resposta ás declaracións electorais de Feijoo no debate da nación:
Captura de pantalla de 2018-10-12 13-41-08.png

Plataforma de defenda da sanidade de Moaña e A Voz de Cangas: Falan do ESCÁNDALO POVISA. Queren rematar coa chantaxe de POVISA e falar disto no Parlamento

povisa

ESCÁNDALO POVISA

Reunidas representacións da Voz da Sanidade de Cangas e da Plataforma en Defensa da
Sanidade Pública de Moaña para analizar a situación creada polo anuncio do preconcurso de acredores de POVISA e a renegociación do Convenio asinado co Sergas en vigor ata o ano 2024, acordan:
1.- Reiterar a denuncia sobre o anacronismo que supón manter a 139.000 usuarios da
sanidade pública fora do sistema sanitario público e sen alternativas para ser atendidos no mesmo, situación que se ven arrastrando desde o ano 2000, con crises “prefabricadas” por POVISA periodicamente ( 2006-2010-2018) que sempre remata por impoñer novas condicións e custes engadidos a Xunta baixo a ameaza do deixar sen atención aos usuarios e o despedimento de traballadores.
2.- Que xa é hora de poñer punto final ao monopolio que está a exercer unha empresa privada nun sector estratéxico e vital como é a sanidade pública a traveso dun concerto singular e excepcional sen precedentes no Estado Español.
3.- Esixir a Xunta de Galicia que adopte cantas medidas sexan necesarias para garantir a
atención aos usuarios.
4.- Que esas medidas non deben ser finalistas, deben formar parte dun plan definido e
definitivo para a recuperación da xestión e control da atención sanitaria pública no territorio de Vigo e comarca.
5.- Solicitar dos voceiros dos Grupos Parlamentares PP, EN MAREA, PSDG E BNG unha
xuntanza coas plataformas co fin de que se pronuncien con claridade sobre este asunto,
ademais da incorporación do escándalo Povisa nos asuntos da Comisión Parlamentar de
investigación para determinar as consecuencias dos recortes e privatización do sistema
sanitario galego (2009-2018), recentemente constituida.
6.- Facer unha chamada aos usuarios para que se incorporen aos hospitais públicos como
medida de forza para poder esixir máis medios materiais e profesionais coa conseguinte
mellora da atención sanitaria nos mesmos e contribuír a solución Povisa, no prazo
regulamentario para elección de hospital a partires do 1 de novembro.
7.- Manter contactos con todos os sectores afectados, plataformas de usuarios e traballadores, cara a crear unha fronte común.

No Morrazo, a nove de outubro de 2018.
A VOZ DA SANIDADE DE CANGAS PLATAFORMA DEFENSA SANIDADE PUBLICA MOAÑA

A asociación galega de defensa da sanidade pública denuncia “as portas xiratorias do PP e POVISA”. Que importa! Xa pagamos nós!

PP  FLECHAS POVISA

porta xiratoria

Ante a información da existencia de negociacións entre POVISA-SERGAS para evitar a creba anunciada por este hospital privado con Concerto Singular, desde a Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública queremos comunicar:

1.- Consideramos que a crise deste hospital privado, que atende a pacientes da Sanidade Pública, está determinada por contas pouco claras, conflitos de intereses e portas xiratorias.

2- A auditora de POVISA é Deloitte, que participou na fusión das caixas galegas e na saída a bolsa de Bankia, e que non atopou os buracos millonarios destas entidades financeiras.

3- Maria Luisa Brandt, que traballaba entón para Deloitte, foi auditora de Caixa Nova durante a crise e é a actual Xerenta de POVISA.

4- Tras chegar Feijóo o goberno galego, Rocio Mosquera, directiva de POVISA, foi nomeada Directora Xeral do Sergas e posteriormente Conselleira de Sanidade… mentres que María Luisa Brandt foi nomeada Xerente de GALARIA SA, empresa pública da Conselleria de Sanidade. O Consello de Contas advirte dos graves problemas da súa xestión e das contas pouco claras de GALARIA, o que xera dúbidas sobre as contas que actualmente aporta POVISA para xustificar o Pre-Concurso de Acreedores.

5- Rocío Mosquera tras ser cesada na Consellería, substituíu a María Luisa Brandt en GALARIA, que á súa vez foi nomeada xerenta de POVISA (intercambio de cromos). Esta última, pasou de xestionar unha empresa dependente da Consellería de Sanidade (con acceso a información sanitaria pública especialmente sensible dos pacientes da área de Vigo, Val Miñor e o Morrazo), a xestionar o hospital privado con Concerto Singular co SERGAS.

6- Malia a escasa información dispoñible sobre as negociacións entre SERGAS e POVISA, para evitar a creba deste hospital privado, parece que a administración do PP, ofreceu facerse cargo do gasto en medicamentos xerado no centro para pacientes ambulatorios. Isto suporía que POVISA prescribiría unha medicación (cada vez máis custosa) que sería pagada polo SERGAS, algo moi perigoso para o gasto público a medio e longo prazo, tendo en conta ademais a ausencia de delimitación da atención dos pacientes públicos e privados, denunciada polo Consello de Contas). POVISA parece que tamén pretende unha subida no concerto como veu facendo ao longo dos anos (pese a ser o máis elevado do Estado).

7.- Diante de todo isto, instamos á Consellería de Sanidade a que faga pública a súa intención de non permitir a chantaxe empresarial e anunciar que, polo interese xaral, pasará a xestionar directamente o hospital POVISA, no caso de que a empresa non garanta a asistencia sanitaria da poboación asignada e os postos de traballo.

8.- Tamén reclamamos unha auditoría real e crible da xestión dos cartos públicos entregados á empresa que xestiona POVISA, e esiximos o compromiso de non entregar un euro máis até non ter feita esa auditoría.

9.- E finalmente facemos un chamamento ás forzas sociais, políticas e sindicais para que se estableza un plan a medio prazo, para ir substituíndo o concerto singular por recursos sanitarios públicos, que permita rematar coa situación de chantaxe permanente que vivimos na área sanitaria de Vigo.

Asociacion Galega para a Defensa da Sanidade Pública

6 de outubro do 2018

AGDSP

A asociación galega de defensa de sanidade pública califica de chantaxista a POVISA e pide solucións ao SERGAS

1521478615_274418_1521479700_noticia_normal.jpg

NOTA DA ASOCIACION GALEGA PARA A DENFESA DA SANIDADE PUBLICA (AGDSP) SOBRE A AMENAZA DE PECHE DE POVISA PARA PRESIONAR  AO SERGAS.

Ante a información de que POVISA pretende aplicar un pre-concurso alegando perdidas económicas ocasionadas polo Concerto Singular co SERGAS, desde a Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública queremos comunicar:

 1.- Que consideramos que este anuncio forma parte  dunha estratexia chantaxista e recorrente de moitos anos (case desde o mesmo instante que conseguiu en Concerto Singular para saír de creba), como xa ten denunciado o Consello de Contas de que as revisións anuais foron utilizadas por POVISA para mellorar as súas ganancias.

 2.- A Xunta sempre busca beneficiar a POVISA, dados os importantes intereses cruzados entre ambos (a anterior Conselleira de Sanidade foi nomeada sendo xerente do Hospital Nª Sº da Esperanza do Grupo), como exemplo:

– En 1966 o Concerto permitiu que POVISA cobrase por adiantado, mellorase os pagos por capitalización e novas actividades, e aumentou a poboación asignada dos 102.312 a 127.405 habitantes, incrementando os seus ingresos. Paralelamente o SERGAS suprimiu os controis sobre os excesos que se sancionaban economicamente.

– O último Concerto negociado en 2014 modificou o sistema de pago pasando a cobrar por habitante (540 euros por persoa/ano), e permitíuselle captar poboación de máis zonas Vigo (cando antes só prestaba servizos ao Morrazo, Coia e Valmiñor)

 3.- POVISA utiliza as ameazas de peche para presionar aos seus traballadores cunha dobre finalidade de que:

– Acepten recortes nas súas condicións laborais: En 2010, tras declarar ganancias nos anos anteriores, unha auditoría de Deloitte informou de perdas por 1,9 millóns de euros,  polo que ameazou con despedir a 787 traballadores cun ERE. En 2014, aos tres días do novo e beneficioso Concerto Singular, pranteou outro novo ERE para despedir a 56.

– Presionen á Xunta  con mobilizacións a favor dunha re-negociación do Concerto que melloren as condicións para POVISA. En 2014 (durante a negociación do ultimo Concerto) a empresa chegou a ameazalos co despedimento se non se alcanzaba un acordo beneficioso co SERGAS.

 4.- O grupo POVISA conseguiu condicionar o desenvolvemento previsto de 1.470 camas para o Hospital Alvaro Cunqueiro, que recortáronse nas 400 do Concerto Singular. Este recorte permitiulle manter o Concerto (o máis caro do Estado) e alcanzar unha posición dominante nas negociacións coa Xunta, que non podería crear 400 camas da noite para a mañá se rómpese o acordo.

 5.- A área de Vigo non pode manter esta dependencia dun grupo empresarial privado que busca o seu beneficio económico e que é capaz de condicionar o desenvolvemento do Hospital Alvaro Cunqueiro, incrementar o gasto sanitario, e chantaxear á poboación e aos seus traballadores con un peche que deixaría a 1.400 traballadores na rúa a poboación sen as 400 camas necesarias para atender a 137.000 persoas.

 6.- Por todo iso esiximos o rescate do Hospital POVISA para a Sanidade Pública, atendendo a criterios de urxente necesidade sanitaria, e que pase a ser xestionado directamente pola Consellería de Sanidade.

Asociacion Galega para a Defensa da Sanidade Pública

1 de outubro do 2018

AGDSP

POVISA, especialistas en chantaxear á Xunta, agora quere transferir as perdas pola súa mala xestión á sanidade pública

Captura de pantalla de 2018-09-30 16-00-01.png.png

LIGAZÓN Á NOVA NO FARO DE VIGO:

Concretan seis medidas para resolver su “situación límite” y plantea como alternativa a ellas que se rescinda la concesión por la que recibe atención hospitalaria una cuarta parte de la población del área sanitaria de Vigo

a. blasco 30.09.2018 | 03:43

La exgerente del Sergas y el consejero delegado de Povisa, en la firma del actual concierto, en 2014.

La exgerente del Sergas y el consejero delegado de Povisa, en la firma del actual concierto, en 2014.

Junto a la solicitud del preconcurso de acreedores, que presentó el viernes por la mañana en el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Pontevedra, Povisa también entregó una copia de una carta que remitió ese mismo día al conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña. En ella, resume en seis medidas la propuesta para resolver su “crítica situación financiera, que atribuye en exclusiva a su actividad para el sistema público, y continuar así con su relación. Si no hay acuerdo sobre ellas, plantea otra opción: “el rescate de la concesión del servicio público, permitiéndonos sobrevivir con nuestra actividad sanitaria en el sector privado“.

Firmada por el consejero delegado del hospital del Grupo Nosa Terra XXI, José Bernardo Silveira, la misiva sostiene que, ante la “situación límite” a la que le ha llevado las pérdidas imputables al concierto público en los primeros cuatro años de vigencia, que cifra en 42 millones, es “necesario alcanzar a la mayor brevedad posible una solución definitiva que garantice durante la vigencia del concierto la calidad en la asistencia sanitaria que Povisa viene prestando hasta la fecha” a 137.000 personas.

Para conseguirlo, el hospital de la calle Salamanca propone, primero, restablecer el equilibrio financiero del contrato. Después, que el Sergas asuma directamente la medicación hospitalaria de pacientes no ingresados y que le reste de los pago la parte que le corresponde a Povisa según el concierto. Le pide que cubra la medicación de alto impacto surgida después de 2014 y que no la descuente del importe a percibir por la empresa. También le reclama que no le cobre por servicios que presta el Sergas a su población asignada por no tenerlos Povisa en su cartera -como pueden ser las pruebas PET, la radiocirugía o los procesos de la unidad de arritmias-, ya que “nunca se tuvieron en consideración” en el cálculo de los 540 euros que percibe por cada uno de los pacientes asignados. Además, solicita que le vuelva a derivar los pacientes que antes del convenio le remitía a sus unidades de referencia, como pueden ser la de quemados o la de cirugía de la mano.

Si la Consellería no está dispuesta a llegar a un acuerdo en estos aspectos, el consejero delegado de Povisa le propone que valore otra opción: el rescate de la concesión, para que el hospital concertado pueda “sobrevivir” con su actividad en el sector privado. Asegura que, desde la entrada en vigor del concierto y finales de 2017, los beneficios por seguros ascendió a 12 millones de euros, mientras que por atención a particulares fue de 1,83 millones, frente a 33,6 millones de euros de pérdidas del sector público, a los que suma las de este año y un descuento del Sergas por medicamentos de alto impacto, hasta los 42 millones.

La población a la que atiende Povisa para el sistema público supone una cuarta parte del área sanitaria viguesa. El Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) no tendría infraestructura ni recursos suficientes para absorberlos. Según declaraciones de sus responsables, sus quirófanos ya rinden al máximo de lo que permiten sus camas y su plantilla. Y, aún así, la lista de espera quirúrgica desciende muy lentamente y presenta, de lejos, la mayor demora de Galicia -84,5 días frente a los 57,8 de la media de hospitales públicos, según los datos del Sergas al cierre del primer semestre-. A pesar de la espectacular mejora del hospital concertado durante actual el concierto -de 199 a 80,5 días-, todavía tiene 3.337 pacientes pendientes de una operación, que supondría incrementar en un 42% la lista del Chuvi.

Por su parte, el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, en declaraciones a la Cadena Ser, pidió a Povisa que “colabore en la búsqueda de soluciones”. “Uno tiene que mirar también para su propio lado”, reprochó. El portavoz de En Marea, Luis Villares, también tilda de “ruinoso” el “negocio” de la sanidad privada y rechaza un posible “rescate” de Povisa. Propone integrar “todo el espacio sanitario en el ámbito público”, igual que defiende la Plataforma en Defensa da Sanidad Pública.