O Movemento Galego de Saúde Mental consigue que se PECHE o cuarto de contención mecánica do Servizo de saúde mental do Hospital da Coruña. Mañá día 19 é a última concentración por este motivo no Obelisco

20181201 foto 3

PECHADO O CUARTO DE CONTENCIÓN

Días antes de que no Obelisco da Coruña fixéramos a primeira representación pública da contención mecánica, acto que vimos repetindo tódolos sábados dende o 8 de decembro, aínda estaban ingresadas simultaneamente no cuarto de contención de tres camas da Unidade de Hospitalización Psiquiátrica do Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) homes e mulleres.
Polo que fomos sabendo, cando saímos á rúa á Xerencia do CHUAC faltoulle tempo para
ordenar á xefatura do Servizo a retirada da terceira cama. Nas semanas seguintes foi definindo a decisión á que estaba abocada: dotación de dous cuartos para ocupación individual, no suposto de uso de contención mecánica, con previsión de instalación de cámaras para arealización de “vixilancia intensiva”.

20181201 foto 1
Parece que os xestores do CHUAC entenderon algo, pero non todo. Han de saber cales son os límites e o destino no que se move a contención mecánica (téñenos definidos, se os len, nas orientacións do Consello de Europa e na obriga de cumprimento da Convención dos Dereitos das Persoas con Discapacidade). En particular que as cámaras non substitúen ao acompañamento; que deben crear un rexistro minucioso independente dese Servizo no que se fagan constar os episodios de contención; que deben facer un plan para a redución desta práctica e que hai que reformar e dotar material e profesionalmente dun xeito adecuado a esa Unidade, xa que as súas condicións son evidentes facilitadoras de tratamentos irrespetuosos coa igualdade de tódalas persoas atendidas no CHUAC e os dereitos humanos das persoas ingresadas.
A chamada “vixilanca intensiva” só é neolinguaxe para referirse ao de sempre na Psiquiatría (puro e duro control das persoas) se non é plantexada como intensificación do coidado, que só comenza e é posible coa intensificación da protección dos dereitos das persoas necesitadas dese coidado.
Que doado era pechar ese cuarto! Por que tardaron tanto? Por que non fixeron nada dende que hai case tres anos comenzamos a denunciar esta situación, cando soubemos da morte dunha persoa en contención nese lugar?.
A realidade da existencia dese cuarto era inaceptable dende o respecto obrigado á dignidade humana, e máis aínda por funcionarios públicos. A mesma présa que se deron os xestores do CHUAC para modificala dende que o problema se puxo na rúa co acto do Obelisco, e se comenzou a difundir na sociedade, dinos ata que punto sabían que esto era intolerable. Pero non facían nada.

20181201 foto 2
Pode que co tempo intenten negar mesmo que isto pasou, pero quedan as probas, as
denuncias, as entrevistas en medios de comunicación nas que se chegou a defender a súa
existencia por quen tiña a primeira responsabilidade de impedir a mesma, as preguntas
parlamentarias, as respostas negadoras e evasivas dos gobernantes e do partido que o sostén no Parlamento de Galicia. Queda a acción do Obelisco nas redes e na memoria de quen a protagonizou.
Deixa tras de si tamén o beneficio de ter sacado á luz pública prácticas que ocorren nos nosos hospitais trasladando así á sociedade algo que necesita saber para que poida dicir o que quere que sexan as cousas da atención á súa saúde mental. Deixa tamén a presentación da iniciativa parlamentaria para avanzar cara a superación desta práctica co cumprimento inmediato das orientacións do Consello de Europa, a receptividade e previsión de acción do Defensor del Pueblo e a apertura de dilixencias de investigación penal pola Fiscalía Provincial da Coruña.
E doutra vez ponse diante de nós o valor da mobilización, de sair á rúa, de informar á
sociedade, de non calar; e o efecto balsámico sobre persoas que sufriron esta práctica e que sentiron que alguén lles recoñeceu que foran inxustamente tratadas.
Pero inquietantes cuestións se nos plantexaron e quedan sen responder. Sendo que ese cuarto existía dende hai anos, ¿como pudo sosterse o silencio, convivindo coa súa realidade, por facultativos, anteriores xefes de servizo e profesionais diversos desa Unidade?, ¿como durou tanto o desleixo dos xestores do CHUAC , actuais e pasados?, ¿como foron tan pasivas as asociacións profesionais e de familiares ante estes feitos?, ¿como é que a fiscalía non tiña actuado para impedir a desprotección de persoas coa capacidade de autodefensa reducida?, ¿como a institución da Valedora nin considerou na súa actividade esta cuestión?.
Cremos que a pasividade e o silencio ante a vulneración dos dereitos das persoas é o que
permite que esta se siga a producir, manténdonos no atraso. Esa pasividade fai que pervivan nas nosas institucións sanitarias prácticas que xa se denunciaban e enfrontaban no século XVIII, e que siguen a causar dano ás persoas, tanto ás que realizan esas accións como ás que as sofren, pero sobre todo a estas últimas.
Poñemos así fin á campaña que iniciamos para pechar o cuarto de contención no CHUAC. O cuarto pechouse.
Seguiremos atentamente a evolución do que queda en curso (actuación do Defensor del
Pueblo, investigación da Fiscalía Provincial, tramitación e debate da Proposición non de Lei), e sobre todo a transformación desa Unidade de Hospitalización Psiquiátrica e a evolución da contención na mesma. E tamén seguiremos a traballar a prol da erradicación da contención e da violencia na asistencia ás persoas.
Realizaremos este sábado ás 13 horas, no Obelisco, a derradeira representación desta
campaña. A ela vos convocamos.

En Santiago a 17 de xaneiro de 2019
MOVEMENTO GALEGO DA SAÚDE

Logo movemento saúde mental

Advertisements

A saúde mental na picota polas políticas sanitarias do Partido Popular. Vista na Comisión alternativa, da Verdade, sobre a sanidade pública galega

Rosa Cerqueiro, psicóloga clínica, e Miguel Vieito, avogado, experto xurista no dereito a saúde, testemuñan a deterioración da saúde mental causada polas políticas de abandono do partido popular.

captura de pantalla de 2019-01-17 23-46-21.png

Segundo Galicia vulnerou en 114 ocasións os dereitos de atención sanitaria a migrantes entre 2017 e setembro de 2018 explica

POVISA perde atractivo, perde a máis de 1100 pacientes en favor da sanidade pública

Captura de pantalla de 2019-01-13 16-37-25.png.png

Captura de pantalla de 2019-01-13 16-37-42.png.png

Nova publicada no Faro de Vigo o 9 de xaneiro de 2019:

LIGAZÓN Á NOVA

De los 71.000 usuarios del área sanitaria de Vigo que podían elegir cambiar de hospital de referencia -del Chuvi a Povisa y viceversa- solo un 2,2% se acogió a esta posibilidad, un total de 1.588 personas, según informó ayer el Sergas.

Las solicitudes de cambio para recibir atención hospitalaria en el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo fueron 1.117, mientras que para Povisa fueron 471, la más baja de los últimos años cuando habitualmente estas solicitudes rebasaban el millar. Y es que las demandas para ser atendido en Povisa disminuyeron este año un 72% con respecto al año anterior, cuando se registraron 1.739 solicitudes. En los años 2015 fueron 6.185 y en el 2016 lo pidieron 3.215 usuarios.

Esto implica que el hospital concertado ha perdido un total de 646 cartillas por lo que, con fecha del día de ayer, la población del área de Vigo asignada a Povisa es de 135.574 personas, muy por debajo de los 139.000 usuarios de referencia que establece el concierto como tope.

Este cambio de tendencia podría estar argumentado por la situación de complejidad financiera que atravesó -y atraviesa- Povisa en los últimos meses. La apertura del periodo de cambio de centro se produjo en el marco del preconcurso que el centro del grupo Nosa Terra XXI solicitó ante el Juzgado de lo Mercantil 3 de Pontevedra con sede en Vigo.

Esta situación pudo estar detrás de la pérdida de cartillas del hospital vigués en favor del Chuvi, que siempre recibía menos solicitudes que Povisa. Y es que ante la posibilidad de entrar en un concurso de acreedores -extremo que se evitó a los pocos días de expirar el plazo de tres meses tras llegar a un acuerdo ambas partes para reducir los gastos de Povisa-, es posible que muchos usuarios optasen por dejar el centro o continuar en alguno de los centros de salud del Chuvi.

Una de las peculiaridades de este año fue la fecha de inicio del periodo. A diferencia de años anteriores que siempre comenzaba el mes de noviembre, en esta ocasión se retrasó casi dos semanas concluyendo el plazo de presentación el día 17 de diciembre (ya que el día 16 cuadró a domingo).

Otra de las novedades de este proceso de cambio fue la posibilidad de poder solicitarlo a través de la página web del Sergas. Hasta este año el formulario de cambio solo podía presentarse de forma presencial en el centro de salud de referencia de cada paciente o en el Álvaro Cunqueiro. Si bien ahora, este papeleo puede realizarse de forma telemática. Su seguimiento no fue muy elevado, ya que solo 77 de las 1.588 solicitudes se presentaron a través de Internet.

Os PAC de toda Galicia están en folga indefinida. Que fan Feijoo e Almuíña?

Captura de pantalla de 2019-01-13 16-31-16.png.png

Nova publicada no Faro de Vigo o 10 de xaneiro de 2019:

LIGAZÓN Á NOVALIGAZÓN Á NOVA

Elisa Ausín es médico en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Vigo. Denuncia que estos profesionales están en tal situación de sobrecarga que hay turnos en los que ni siquiera pueden ir al servicio. Estos trabajadores pueden llegar a atender a más de sesenta pacientes en un día. Por esta sobrecarga, por la falta de personal y por el empeoramiento de las condiciones laborales han convocado una huelga indefinida desde el pasado lunes en toda Galicia. Ausín urge al Sergas a que atienda sus reclamaciones.

-¿Se ha puesto en contacto el Sergas con ustedes para intentar buscar una solución desde que anunciaron el inicio de la huelga?

-No, el Sergas nos ha ignorado desde el principio. Ni con los paros parciales de hace unos meses ni ahora se ha convocado al comité de huelga. Esperamos que se pongan en contacto con nosotros si es que realmente tienen voluntad de solucionar algo. Nos hemos enterado por prensa que acceden a solucionar alguno de los puntos que reivindicamos.

-¿Por qué se ha llegado a esta situación?

-Los PAC se rigen por el pacto de 2008 que contemplaba que debía ser revisado anualmente para observar que su funcionamiento fuese correcto. Desde que se puso en marcha, nunca fue revisado. Y tiene muchas carencias que deberían ser modificadas. Por ejemplo, en lo que respecta al aumento de jornada. Nosotros tenemos que hacer una jornada laboral efectiva de 1451 horas al año pero el pacto recoge que en caso de bajas o de necesidad, se puede aumentar casi hasta el infinito. Debido a esto desarrollamos la mayor parte de nuestro trabajo en horario nocturno y en fines de semana. Además, no hay gente que venga a trabajar aquí porque los contratos no son atractivos y el personal del PAC trabaja a destajo sin límite horario. Queremos que aquel que quiera aumentar su jornada lo haga de forma voluntaria y por tramos.

-Una de las principales reclamaciones es la falta de personal. ¿Hay muchos casos en los que en los PAC se queden sin médicos o sin enfermeros?

-En los PAC de A Cañiza y A Guarda solo trabaja un médico. En el caso de A Guarda, siempre que hay que hacer una salida o hacer un traslado medicalizado al hospital, son dos horas y pico que el PAC queda descubierto. Y esto pasa todos los días. Los pacientes en estos casos tienen que buscarse la vida: o bien esperar a que el médico vuelva o ir a otro centro. Cuando yo trabajaba en el PAC de Porriño, me acuerdo que una ocasión que me quedé sola, sin enfermera y sin más compañeros, llegó un niño convulsionando. Tuve que ir a la sala de espera a pedir que alguien me ayudara, porque yo sola no era capaz.

-El Sergas insiste en que el “paro cero” les impide contratar a más personal…

-No hay médicos pero porque el propio Sergas se encargó de echarlos. No pueden pretender que haya médicos trabajando en las condiciones que les ofrecen cuando en otras áreas y en otras países les están ofreciendo mejores condiciones e incluso mejores sueldos.

-¿Cómo afecta la huelga al día a día en los PAC?

-Poco, porque tenemos unos servicios mínimos del 100%. con lo que la urgencias no van a dejar de atenderse nunca. Todo lo que no sea demorable se va a atender. También les explicaremos a la población cuál es el motivo del conflicto.

-¿Valoran llevar a cabo más actos de protesta?

-Cada semana plantearemos un acto diferente. Recogidas de firmas, concentraciones…

-¿Comparten las reclamaciones de los jefes de servicio que han dimitido?

-Por supuesto. Los PAC y los centros de salud son vasos comunicantes. Si el centro de salud se colapsa, si no da a basto, el PAC estará en la misma situación. Es importante solucionar sus problemas. Todos estamos en el mismo barco.

-Insisten habitualmente en que son los grandes olvidados de la sanidad…

-Los trabajadores de los PAC son muy solitarios, equipos muy pequeños disgregados por toda la geografía. Trabajamos cuando nadie trabaja. Somos unos profesionales que hacemos mucho con muy poco. Por eso somos los grandes olvidados, porque no necesitamos grandes medios para hacer nuestro trabajo.

-¿Hace cuánto tiempo que están en esta situación de precariedad?

-Desde hace dos o tres años. El motivo son los recortes, claro. Para que el sistema funcione tiene que haber una masa de gente eventual para cubrir contingencias. Sin ellos, el sistema se desmorona y pasa lo que está pasando: que las bajas no se cubren y que se sobrecarga a los profesionales que están trabajando.

O novo contrato de Feijoo e Almuíña para estabilizar aos médicos vai facer que escapen a velocidade máxima. Non vai quedar nin un!!

Feijoo e Almuíña están fóra da realidade. Como é posible que presenten este ‘bodrio’? Un contrato que obriga a gardas e  atención ordinaria sen límites, que non fixa número de centros a atender (o ámbito é o distrito), que non se sabe cantas horas complementarias van ter que facer,…, incluso abre a porta a crear prazas fixas similares!!

captura de pantalla de 2019-01-11 23-19-04.png

Se pensan que isto é minimamente atractivo para alguén xa pode empezar a probar o propio Almuíña, que é médico.

Denuncia á fiscalía para que se investiguen 2 mortes no servizo de urxencias do Hospital de Santiago (CHUS)

Compareceron hoxe na Comisión de Investigación da Verdade no Parlamento galego Fátima Nercellas, médica do servizo de urxencias do Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Elisabeth Dossil, enfermeira do CHUS, e Óscar Graña, técnico de emerxencias sanitarias do 061.

Captura de pantalla de 2019-01-11 18-56-43.png.png

Os tres comparecentes coincidiron en sinalar a grave situación que se está a vivir no sistema sanitario público do noso país cun total abandono e inhibición por parte da Xunta de Galicia.

O primeiro en falar foi Óscar Graña, técnico de emerxencias sanitarias do 061, quen asegurou que o emprego e a organización das ambulancias no noso país estase a pensar e planificar unicamente en base a criterios económicos e non pensando no benestar das persoas. Asegurou así mesmo que o número de ambulancias é manifestamente insuficiente o que provoca como situacións habituais que unha persoa teña que esperar máis de 4 horas nun hospital tras ser dado de alta ocupando unha cama que non pode ser empregada por alguén pendente de ingreso, ou que as persoas que teñan que trasladarse para tratamentos hospitalarios teñan que soportar viaxes de máis dunha hora e media por traxecto.

Así mesmo asegurou que se está a vulnerar a propia lexislación trasladando nas ambulancias máis persoas das permitidas, ou persoas dependentes sen acompañante o que provoca que no caso de que lle aconteza algo o condutor non pode facer absolutamente nada para impedilo. Así mesmo non se están a garantir as condicións hixiénico-sanitarias ao non coñecer nin tan sequera que tipo de posibles enfermidades contaxiosas poden presentar os trasladados que en moitos casos están a compartir ambulancia con outros doentes aos que poden igualmente contaxiar.

O ratio de ambulancia por habitante é tamén totalmente insuficiente e moi por debaixo do recomendable polo Ministerio e os tempos de espera ante unha chamada ao 061 superan en moitas ocasións os 25 minutos, que é o tempo máximo en casos por exemplo de ictus, infarto ou accidentes graves. A contratación por parte das empresas concesionarias de persoal sen a preparación requirida foi outra das cuestións denunciadas por Óscar Graña. Problemas para se comunicar entre técnicos que teñen que empregar os seus propios teléfonos móbiles, problemas para localizar o lugar das emerxencias para o que se teñen que valer das indicacións dadas pola persoa que chamou ao 061, ou o feito de que todo o rexistro das emerxencias atendidas se faga con papel de calco e onde prima a facturación a terceiros que a calidade asistencial, foron outras das cuestións salientadas esta mañá por este técnico de emerxencias sanitarias do 061.

“A poboación galega segue a depender da sorte da hora do día no que se produza o accidente. Non dispomos de ningún sistema para desdobrar as ambulancias en caso de catástrofe. O único que hai no momento é tratar de localizar ao persoal que queiran de xeito voluntario colaborar. Non se dispón de sistema que permita alertar ao persoal que acudiron alertados polas redes sociais, sistemas de comunicación tiveron que usar os propios teléfonos, non dispoñemos de información de como montar un hospital de campaña, non hai uniforme para identificalos” alertou Óscar Graña.

A todo isto súmase a situación de precariedade absoluta que teñen que soportar estes profesionais cun convenio colectivo conxelado desde hai máis de 3 anos, contratos en practicas con salarios de 800 euros mensuais.

A médico de urxencias do CHUS, Fátima Nercellas, informou pola súa parte do traslado á Fiscalía de dous casos de falecemento nos corredores do CHUS acontecidos o pasado día 2 de xaneiro despois de ter avisado en diversas ocasións á xerencia e ao propio Conselleiro da gravidade da situación en urxencias, con 29 persoas graves sen atender nos corredores. “Ese día houbo catro paradas nos corredores de urxencias, dúas saíron adiante e dúas persoas faleceron” informou.

“Estamos nunha situación dramática. A día de hoxe estamos entrando na epidemia da gripe esta semana parece que se activa o plan de continxencia que é acumular aos doentes entre cortinas en urxencias. Non poden saír de urxencias ata saber que tipo de gripe é e polo tanto tampouco poden subilos a planta xa que deberían estar en habitacións separadas pero si poden estar en urxencias cos seus acompañantes” declarou Fátima Nercellas.

A última en intervir nesta segunda xornada foi Elisabeth Dosil, enfermeira no CHUS, quen denunciou o total abandono da sanidade pública e asegurou que a “falla de estabilidade nos profesionais leva aparellado falla de confianza dos doentes ante o cambio continuo do médico e fai imposible unha relación de confianza entre ambos”.

Así mesmo, as listas de agarda fan que teñan que acudir a urxencias incluso derivados polos seus propios médicos como explicou a enfermeira do CHUS.

A sobrecarga de traballo á que se enfrontan a diario nos servizos de urxencias do noso país está a provocar unha elevadisima porcentaxe de baixas por problemas de saúde, aumentando tamén o risco de cometer erros e dificultando enormemente a relación entre os propios traballadores. “O nivel de estrés e tensión que se vive a diario faite pensar que vas a guerra diariamente en vez de ir ao teu posto de traballo” asegurou.

O material foi outra das denuncias nas que coincidiu asegurando que está totalmente obsoleto e que teñen que buscar equipos que funcionen por todo o hospital. “Non podemos ir a traballar a sala de críticos co medo de que falle o material de asistencia vital e falla” afirmou. “Non queremos alarmar a ninguén pero non queremos ser cómplices da destrución da sanidade pública” concluíu.

Feijoo e Almuíña queren desviar a atención e falan de novo modelo despois de arruinar a atención primaria. Eles e a súa política son os responsables do deterioro actual

Publicado na Opinión de A Coruña:

Ligazón á nova na Opinión

Captura de pantalla de 2019-01-10 02-18-19.png.png

Los médicos reclaman al Sergas un aumento de personal y fondos y mayor autogestión

Reivindican autonomía y “flexibilidad” para componer las agendas y “dignificar” el nivel asistencial – Abogan por un acceso homogéneo a pruebas y menos carga administrativa

c. villar | santiago 09.01.2019 | 00:51

Momento de la recepción de los profesionales sanitarios que ayer comenzaron a definir el modelo de primaria.

Momento de la recepción de los profesionales sanitarios que ayer comenzaron a definir el modelo de primaria. x. a.

Más personal, más medios y “suficiente” autonomía en los centros de salud, como mínimo para gestionar las agendas de sus facultativos y las sustituciones, porque cada centro sabe de sus necesidades, y no es lo mismo, alegan, un centro urbano que da cobertura a una población joven que uno del rural que supervisa la salud de un colectivo más envejecido, con más morbilidad. En torno a estos tres ejes se articulan parte de las reivindicaciones que médicos de atención primaria de Galicia le plantearon al Sergas en la primera jornada destinada a recabar sus aportaciones para reformular la atención primaria y que arrancó con una recepción conjunta a cuatro de los colectivos implicados, médicos, enfermeros, farmacéuticos y trabajadores sociales, que luego discutieron sus propuestas por separado.

La Consellería de Sanidade, explican los facultativos, por ahora solo toma nota -“no dice que sí ni que no”, apuntan- de las sugerencias que surgieron de un encuentro que se prolongó más de seis horas a pesar de que a los médicos solo les dio tiempo a poner sobre la mesa soluciones para tres -las funciones del personal de primaria, la relación de primaria y los hospitales y la “sobredemanda”- de los seis temas que el Sergas quiere abordar, como explica Jesús Sueiro, presidente de la Asociación Galega de Medicina Familiar, quien echó de menos en el foro a “médicos de PAC y pediatras” y a los jefes de servicio de Vigo.

Tras la primera reunión, que tendrá una segunda parte, Sueiro concedió que una reclamación es “aumentar el número de profesionales”, pero se trata de una cuestión a largo plazo, lo que comparte el presidente de la Sociedad Gallega de Médicos Generales y de Familia de Galicia, Carlos Bastida. Por ahora, según Sueiro, un posible resumen de lo que se “evidenció” es que los médicos tendrán que “trabajar más” y “posiblemente la solución también pasa por dignificar y retribuir adecuadamente ese sobreesfuerzo” que van a tener que hacer.

Hasta que haya más personal, se trata, señala Sueiro, de “organizar mejor” la “sobredemanda” y “también compensarla económicamente, y eso pasa por invertir en atención primaria”. Lo suscribe Bastida, para quien, “mientras no haya más médicos”, se podrían “promover intersustituciones o prolongaciones de jornada” con un incentivo que no sea “precario”.

Bastida, de SEMG-Galicia, también pone el foco en la comunicación entre niveles asistenciales, la descarga de tareas burocráticas al médico y la “autonomía” y “flexibilidad” de los centros en la gestión de agendas. “El propio centro de salud sabe bien la población que atiende”, argumenta, de ahí que incida en la necesidad de que pueda “planificar” su atención y sus actividades “de acuerdo con la población que atiende”. Para Sueiro, “habría que hacer un estudio de dónde están las verdaderas demandas reales de profesionales” y separar lo que es demanda coyuntural, porque haya bajas, de otra “estructural porque haya una población “muy envejecida, cupos muy sobredimensionados…”. En esos casos, dice, “hay que hacer una OPE”.

La discusión sobre qué priorizar en las inversiones deberá esperar, pero es también un aspecto “importante” para los colegios médicos gallegos, como explica su presidente, José Luis Jiménez.

En la reunión también se planteó, entre otras, enumera Bastida, la necesidad de un “acceso homogéneo en toda Galicia a las pruebas complementarias”, a “protocolizar con el 061 las urgencias” de cara a buscar “una buena coordinación de los recursos”, “eliminar el trabajo inducido desde atención hospitalaria” o “que la e-consulta” con el especialista sea “eficaz”.

Para el Sergas, como explicó su director xeral, Jorge Aboal, quien visitó, como el conselleiro, Jesús Vázquez Almuíña, a los médicos para “agradecerles el trabajo