Carmen Montón, nova ministra de sanidade. Vai ter moito traballo. O PP deixa unha herdanza desastrosa: unha xestión de desigualdade e privatización.

Publicado na Voz de Galicia: ligazón ao artigo

Captura de pantalla de 2018-06-05 20-27-23.png

Captura de pantalla de 2018-06-05 20-37-10.png.png

 

EFE

Carmen Montón Giménez, designada por Pedro Sánchez como nueva ministra de Sanidad, llegará al Gobierno desde la Conselleria de Sanidad del Gobierno valenciano, donde ha abanderado la reversión al sistema público de la gestión privada de los hospitales del llamado «modelo Alzira» auspiciado desde el PP.

Nacida en Burjassot (Valencia) el 9 de marzo de 1976, esta activa feminista es licenciada en Medicina por Universitat de València y ha sido diputada en el Congreso en la VIII, IX y X legislaturas, así como secretaria de Igualdad del PSOE hasta este año -cuando fue sustituida por Carmen Calvo- y entre 2000 y 2004 fue secretaria de Movimientos Sociales y ONG del PSPV-PSOE.

Con un máster en estudios interdisciplinares de género, se afilió en 1992 a las Juventudes Socialistas, fue elegida concejala de Burjassot en 1999 y dirigió el área municipal de Cultura hasta 2004.

Se siente especialmente orgullosa de haber trabajado en la iniciativa parlamentaria que alumbró la ley que permitió el matrimonio entre personas del mismo sexo y la de identidad de género, de las que fue ponente en el Congreso durante la etapa de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

También fue ponente de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y dentro del PSOE ha formado parte del Comité Federal y ha sido coordinadora federal de la Sectorial de Participación Ciudadana.

Sin embargo, su nombre ha sido uno de los principales protagonistas de la actual legislatura en la Comunitat Valenciana, incluso desde el día de su toma de posesión como consellera de Sanidad Universal y Sanidad Pública del Gobierno presidido por el también socialista Ximo Puig con el apoyo ejecutivo de Compromís y el parlamentario de Podem gracias al bautizado como «Pacto del Botánico».

Aquel 30 de junio de 2015, Montón anunció su compromiso de rescindir todos los conciertos sanitarios «posibles» en la Comunitat para «retornar la sanidad a lo público» -incluyendo la gestión de las resonancias magnéticas-, y eliminar los «copagos y repagos».

La nueva consellera avanzaba que se llevaría a cabo un «control exhaustivo» de esos conciertos «para que se cumplan los requisitos de calidad y de buena gestión que la ciudadanía merece», una máxima que ha ido cumpliendo a lo largo de estos tres últimos años con la oposición frontal del Partido Popular.

Ordenó emprender entonces una labor auditora e incluso «arqueológica» de esas privatizaciones sanitarias para demostrar oficialmente que el anterior Consell no hizo controles sobre las cinco concesiones administrativas de este ramo en la Comunitat y renunció a contar con una capacidad sancionadora clara ante posibles incumplimientos o actuaciones punibles.

«Que nadie espere que se vayan a renovar los contratos» durante esta legislatura, advirtió rotundamente para fijar en el Hospital de la Ribera, en Alzira (Valencia), la primera concesión que vencía de las cinco vigentes, el 1 de abril de 2018, un proceso que ha centrado la actualidad política, no solo sanitaria, de la Comunitat Valenciana y en el que el ya expresidente del Gobierno Mariano Rajoy se involucró también junto al PPCV para criticarlo públicamente.

Esas cinco concesiones sanitarias adeudaban en 2016 más de 260 millones de euros por liquidaciones a la Generalitat y Montón anunció la «intención de cobrarlos en nombre de los valencianos».

Montón se ha enfrentado también con el grupo sanitario que gestionaba el Hospital de Alzira, Ribera Salud, a cuenta del proceso de reversión de un modelo en el que la Comunitat Valenciana se convirtió a finales de los años 90 en el laboratorio para implantar este tipo de privatización extendido posteriormente a otros hospitales como Manises, Dénia, Elx-Crevillent, Vinalopó y Torrevieja, e incluso se implantó en otros puntos de España.

Desde entonces se han sucedido los recursos de Ribera Salud contra Montón para denunciar la «improvisación y falta de planificación» con la que a su juicio la Conselleria ha llevado a cabo el proceso de reversión, una judicialización que no ha hecho variar un ápice el objetivo del Consell para devolver al Departamento de La Ribera la titularidad pública.

Advertisements

“Carta de dereitos das persoas usuarias dos servizos de saúde mental”, un traballo que o Movemento Galego da Saúde Mental pon a disposición da sociedade galega

V Xornadas do Movemento Galego da Saúde Mental (MGSM), Santiago 2 de xuño de 2018

IMG_20180602_095436.jpg

Benito López de Abajo, médico forense, e Miguel Vieito, xurista, experto en dereito sanitario, presentan  a “Carta de dereitos das persoas usuarias dos servizos de saúde mental”, un documento elaborado por un grupo de traballo multidisciplinar onde participaron as seguintes persoas:

IMG_20180602_095956.jpg

Non é unha opinión do MGSM, é a legalidade.

Pretenden que sexa un documento vivo, que se actualice cos cambios normativos.

O documento pódese encontrar e na seguinte ligazón:

CARTA DE DEREITOS

 

Mesa redonda na Coruña sobre o Dereito a Morrer Dignamente. Recoñecemento ao Dr Luis Montes. 7 de xuño ás 19:30 horas no salón da ONCE, no Obelisco

O díptico da mesa redonda: Díptico da Mesa redonda sobre Morte Digna e a figura do Dr Luis Montes

Captura de pantalla de 2018-05-30 23-44-50.png.png

O Dr Luis Montes, morto hai pouco tempo, foi un defensor da sanidade pública e un profesional que adicou parte da súa vida á atención profesional ao paciente terminal, facilitándolles unha morte con respecto, reducindo as molestias físicas e con liberdade moral e espiritual.

SOS Sanidade Pública de A Coruña e a Asociación de Dereito a Morrer Dignamente organizan unha mesa redonda o xoves 7 de xuño, ás 8 da tarde, no salón de actos da ONCE, no Obelisco, na Coruña.

Falarase da normativa actual galega sobre atención ao paciente terminal, do documento de Instrucións Previas, e da figura de Luis Montes tanto como defensor da sanidade pública como da faceta profesional de atención ao paciente terminal, motivo polo que sufriu unha inxusta persecución polo goberno madrileño.

É tamén unha oportunidade para o debate sobre a eutanasia. Hai que recordar que no 2017 o grupo Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea presentou unha proposta de lei sobre eutanasia que foi rexeitada e neste momento hai no Congreso pendente de tramitar unha proposta de lei de eutanasia do Parlamento de Catalunya, unha proposta de lei de coidados paliativos de Ciudadanos e outra de eutanasia do PSOE.

 

LUIS-MONTES-diptico-001

LUIS-MONTES-diptico-002

Captura de pantalla de 2018-05-30 23-45-15.png.png

LUIS-MONTES-diptico-004

 

O Partido Popular sempre sacha para o mesmo lado. Empeoramento da sanidade pública/desgravación ás empresas/aumento de clientes da sanidade privada a conta de todos

A desgravación ás empresas provoca o aumento de primas de seguro privado.

As empresas que contraten un seguro médico para os seus empregados poden deducir as pólizas dos seguros pagadas ata un límite de 500 euros anuais por persoa.

Para autónomos a lei especifica que se poden deducir as primas dos seguros de enfermidad para uno mismo, o cónxuxe e os fillos menores de 25 anos cos que se conviva, co límite de 500 euros anuais por persoa (1.500 euros se é discapacitada).

Este é un gasto fiscalmente deducible, como un gasto social na declaración do Imposto de Sociedades, pero non é considerado como un rendemento do traballador. Polo tanto, sobre o custo do seguro aforrará o 30% do gasto social a diferenza de se tivese que consideralo rendemento retributivo ou en especie.

Ou sexa, o seguro privado que as empresas lle ofrecen aos seus traballadores estámolo pagando entre todos, pobres e ricos.

Esta é a política do partido popular.

LIGAZÓN Á NOVA DO FARO DE VIGO e OPINIÓN DE A CORUÑA

Copiamos a nova publicada:

Captura de pantalla de 2018-05-20 23-29-06.png.png

Las demoras para ir a la consulta del especialista también incentivaron en el último año la contratación de pólizas de salud -Uno de cada cinco ciudadanos ya está asegurado

paula pérez santiago 20.05.2018 | 04:55

La sanidad privada gana cada vez más clientes en Galicia. Uno de cada cinco gallegos ya tiene un seguro médico. Solo en el último año la cifra de asegurados se volvió a incrementar en casi 11.000 personas más y la población cubierta por este tipo de pólizas ya suma 476.000 ciudadanos en la comunidad autónoma. La contratación de seguros sanitarios es una forma de sortear las listas de espera del Sergas, sobre todo para acudir al especialista que es donde se se produce el cuello de botella en la sanidad pública. Pero hay otra circunstancia que está propiciando este incremento en el último año: el auge de las empresas que incluyen las pólizas de salud entre las mejoras laborales para sus empleados, una fórmula con la que contrarrestar la falta de subidas salariales y que fiscalmente beneficia a ambas partes.

Las compañías pueden deducir el cien por cien de las cuotas que pagan por estas pólizas de salud en el Impuesto de Sociedades y, al mismo tiempo, satisfacen a la plantilla sin necesidad de aplicar incrementos salariales en la nómina, que obligarían a la empresa a pagar más por la Seguridad Social de sus trabajadores. Además, el seguro médico privado contribuye a reducir el absentismo laboral de la plantilla. Se imita así el modelo americano en el que cada empresa cubre con una póliza los gastos médicos de sus trabajadores.

Y, entre los empleados, es una prestación muy valorada sobre todo entre aquellos que tienen hijos. Consiguen atención médica sin esperas y como no cuenta como rendimiento de trabajo no pagan IRPF por ello.

Haz click para ampliar el gráficoDesde la Asociación de Hospitales Privados de Galicia (Ahosgal) señalan que las empresas que contratan este tipo de seguros para sus empleados “están creciendo muchísimo” en la comunidad autónoma y explica el incremento de gallegos con pólizas médicas que se está registrando en los últimos años.

La otra razón para que la sanidad privada tenga cada vez más adeptos es el temor al deterioro de la atención en la pública y las listas de espera del Sergas. El problema no está tanto en el médico de cabecera o en las intervenciones quirúrgicas, como en las largas esperas para ir al especialista y para hacerse pruebas diagnósticas. De hecho, según explican desde Ahosgal, existen pólizas de salud que ofrecen solo atención especializada. En un momento en el que la recuperación económica aún no ha llegado a todas las familias, muchas prefieren rascarse el bolsillo y no esperar meses para ir al traumatólogo, por ejemplo. Los gallegos con hijos son otro colectivo que apuesta por las pólizas de salud debido al déficit de pediatras de la red pública. De hecho, la falta de sustitutos en el área sanitaria de Vigo dejará sin atención pediátrica por la tarde a cinco centros de salud durante el verano.

En este contexto y, a pesar de la crisis, los seguros médicos en Galicia no han dejado de crecer, incluso a pesar de la crisis económica. El número de asegurados solo retrocedió en 2015, pero desde entonces aumenta año tras año. En los dos últimos ejercicios se han sumado casi 25.000 gallegos y ha sido Pontevedra la que ha concentrado casi la mitad de ese incremento.

En el último año, de los once mil nuevos asegurados, más de 6.100 han sido pontevedreses. Por el contrario,en A Coruña el aumento ha sido de solo 1.100 personas, en Lugo de 1.800 y en Ourense de 1.700.

El hecho de que el área sanitaria de Vigo siga a la cabeza en cuanto a listas de espera puede ser una razón. Desde la Asociación de Hospitales Privados explican además que la crisis golpeó con más dureza a la provincia de Pontevedra y se frenó la contratación de seguros médicos, que en otras provincias se mantuvo a buen ritmo y de ahí que ahora en la recuperación económica sea esta la provincia que lidere el crecimiento de pólizas.