A marabillosa xestión sanitaria de Feijoo: Encher o peto da concesionaria do Hospital de Vigo, baleirar o do sergas, o de todos

A Asociación Galega de Defensa da Sanidade Pública e o Alcalde de Vigo esixen o RESCATE do hospital:

LIGAZÓN Á NOVA DA VOZ DE GALICIA

Captura de pantalla de 2018-07-12 18-47-28.png

Ángel Paniagua
Vigo / la voz

El Hospital Álvaro Cunqueiro ha atravesado toda suerte de avatares incluso desde antes de abrir sus puertas. Pero el paso del tiempo está demostrando que es un proyecto empresarialmente rentable. Al menos, para la empresa que lo construyó y que ahora gestiona los servicios no clínicos. Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo declara ya 4,96 millones de euros en beneficios -después de pagar impuestos- desde que el hospital se puso en marcha definitivamente, en septiembre del 2015.

Así consta en las cuentas que la concesionaria -una unión de empresas que lidera Acciona y de la que también forman parte Puentes y Calzadas, Veolia y Concessia- ha ido depositando año tras año en el registro mercantil y a las que ha tenido acceso este periódico. En el año 2015 la concesionaria declaró 110.000 euros de beneficios. En el 2016 ascendieron a 1,32 millones. El año pasado ya fueron 3,53 millones de euros. En total, pues, casi cinco millones de euros, sin contar lo que va del 2018.

El dato más significativo es el del 2017. Ya no solo por ser el más cuantioso, sino también porque es el que coge al hospital a pleno rendimiento. La puesta en marcha del Cunqueiro finalizó en septiembre del 2015. Esos primeros meses, incluidos buena parte de los del 2016, estuvieron llenos de pequeños problemas. De hecho, el Sergas penalizó a la concesionaria con medio millón de euros en esos primeros quince meses por fallos de calidad o disponibilidad. En el 2017 esas sanciones cayeron a 169.000.

Además, el pasado fue el primer año con el canon actualizado. Hasta ahora, la cantidad que recibe la concesionaria estaba calculada en precios del 2010, cuando se hizo la licitación del hospital. El Sergas la ha aumentado en seis millones, teniendo en cuenta la evolución de la inflación. El año pasado, la concesionaria cobró 74 millones de euros (IVA incluido) como devolución del dinero de la construcción del hospital y como pago por la gestión de los servicios no clínicos que tiene a su cargo. Así que se puede decir que los 3,5 millones que ganó el año pasado son el primer resultado a pleno rendimiento que declara la concesionaria, en un año en el que facturó 51,4.

Esta sociedad ha atravesado duros reveses desde que se constituyó, a principios del 2011, a raíz de la adjudicación por parte del Sergas del mayor contrato de su historia. La obra del hospital estuvo parada porque se quedó sin dinero y los socios no quisieron aportar más mientras los bancos no daban créditos; una de las empresas accionistas, la ourensana Obras Caminos y Asfaltos, se fue de la unión de empresas tras declarar el concurso de acreedores. Fueron años difíciles, en medio de la crisis económica. Aun así, la concesionaria siempre ha declarado beneficios. Los da con el Cunqueiro abierto pero ya los daba con el nuevo hospital en obras. Desde que existe, los resultados positivos se elevan a 9,42 millones de euros en siete años.

Pleitos

Con todo, la concesionaria ha puesto al menos cuatro pleitos ante la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para reclamarle al Sergas más dinero. El más importante es el que pide que actualice el canon que le paga cada año porque consiguió la financiación más cara de lo esperado.

La Consellería de Sanidade no quiso hacer declaraciones ayer.

La Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública comparó las denuncias con el hospital de Alzira, recientemente rescatado por la Generalitat valenciana. «Esiximos a reintegración ao sistema sanitario público deste hospital para evitar a súa creba económica polo afán desmedido de ganancias da concesionaria».

El alcalde, Abel Caballero, también reclamó el rescate.

LIGAZÓN A ATLÁNTICO DIARIO

Captura de pantalla de 2018-07-12 18-51-29.png.png

 El alcalde de Vigo, Abel Caballero, considera necesario que la Xunta recupere la propiedad del Hospital Álvaro Cunqueiro, tras salir a la luz “el choque total” entre la empresa concesionaria y el Sergas que están “a contencioso limpio”.
Según el alcalde, el hecho de que existan siete contenciosos entre las partes significa que el hospital es privado y no público como decía el PP. En su opinión, la situación irá a peor porque “el modelo del HAC es la mayor chapuza del Gobierno Feijóo y lo pagan los vigueses porque obliga a los profesionales a un sobreesfuerzo para atender las deficiencias”.
En cuanto a las cuestiones que van a empeorar, el alcalde apuntó que van a subir los precios del aparcamiento del hospital y “los volverán a poner a aquel precio inicial que le obligamos a bajar porque la empresa le reclama a la Xunta el lucro cesante y está en contencioso. La empresa va a ganar porque está en el contrato”. Por estos motivos, el alcalde defiende que se recupere la propiedad.
También ayer los diputados socialistas Abel Losada y Julio Torrado solicitaron a la Xunta de Galicia una copia del informe de Contas presentado por la Sociedad Concesionaria Novo Hospital de Vigo S.A., en el que se detallan todos los contenciosos.
Por otro lado, la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública y la Plataforma SOS Sanidade Pública de Vigo emitieron ayer un comunicado para expresar su malestar por esta situación y recordar que se opusieron desde el principio al modelo de concesión privada para la construcción del hospital porque supondría “un encarecimiento del proyecto, recortes de la superficie y las camas para beneficiar a la concesionaria” y por los enfrentamientos que temían que pudiera haber entre la concesionaria que gestiona la parte no asistencial y el Sergas. En su opinión, “ahora asistimos al espectáculo de una concesionaria insaciable que sube el canon a pagar por el Sergas, que incumple los compromisos adquiridos sin ser sancionada por el Sergas, que no cumple el compromiso de equipar el centro o que funciona sin transparencia”. Por último, apuntan que el ejemplo del Hospital de Alzira, que fue rescatado recientemente por el Gobierno de Valencia por problemas similares, “debería servir para que Feijóo acabe con este errado y costoso experimento, cuyas consecuencias sufre la población y las arcas gallegas. Pedimos que se rescate el hospital vigués”.
Captura de pantalla de 2018-07-12 18-54-07.png.png

En sus cuentas de 2017, la Sociedad Concesionaria Novo Hospital de Vigo apunta a la Administración una deuda de 14,4 millones de euros por explotación de los servicios no clínicos. Dentro de estos, atribuye 1,1 millón a ajustes en el canon máximo anual por los descuentos otorgados al personal sanitario en el aparcamiento y la cafetería del Hospital Álvaro Cunqueiro.

Por estos descuentos, la Unión Temporal de Empresas (UTE) ya le facturó al Sergas 805.613 euros en 2016 y la Administración pagó algo más de medio millón -el 64%-. El resto se acumuló a lo facturado en el pasado ejercicio -820.906- y da como resultado los 1,1 millones de euros que figuran en la deuda por estos “ajustes” del canon.

Entre otros conflictos judiciales relativos a la concesión, el Sergas y la sociedad mantienen varios frentes abiertos por el aparcamiento. Tal y como confirmó Sanidade y adelantó FARO, están judicializadas sus discrepancias sobre las compensaciones por las más de 700 plazas gratuitas para trabajadores y por las rebajas en las tarifas del parking público.

Ante esta situación, el alcalde de Vigo, Abel Caballero pronostica un encarecimiento de los precios del parking al considerar que la concesionaria le ganará al Sergas tanto este como otros procesos judiciales abiertos. El regidor señala que “la existencia de estos contenciosos” es la demostración de que el hospital es “privado”, y augura que “la actual calamidad” en el hospital vigués “viene a peor”. “Esto se va a complicar más”, insistió. Según Caballero, el modelo de colaboración público-privada del Cunqueiro es “la mayor chapuza del gobierno Feijóo.

También la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública y SOS Sanidade Pública de Vigo exigieron la reintegración al sistema sanitario público del hospital “para evitar su quiebra económica por el afán desmedido de ganancias de la concesionaria”.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s